El Aceite de Argán está presente en muchos de los productos INOAR, pero ¿sabes realmente los beneficios que este oro líquido te proporciona?

El Aceite de Argán se prepara a partir de los frutos recolectados en el conocido árbol de argán. Natural de Marruecos, el árbol de argan puede llegar a vivir más de 200 años. Es corpulento, y en ocasiones sobrepasa los 10 metros de altura. Se le conoce también como el Oro Líquido de Marruecos, y presenta propiedades muy beneficiosas para la piel y el cabello.

INOAR emplea Aceite de Argán elaborado con la propia materia prima de Marruecos, extraído de cooperativas cuya producción es artesanal. Se necesitan 100 kg de frutos para producir un solo litro de aceite de argán, lo que le convierte en el aceite más caro del mundo.

El Aceite de Argán se puede emplear para una gran variedad de tipos de cabello, ya sea rizado, liso o afro, así como seco o graso. El cabello es uno de los mayores beneficiados cuando el Aceite de Argan está presente, obteniendo un resultado suave y sedoso. Además, combate el encrespamiento, el aspecto deshilachado y lo alisa desde las raíces hasta las puntas.

Las propiedades del Aceite de Argán son aprovechadas desde hace mucho tiempo por las mujeres marroquíes, para rejuvenecer la piel y fortalecer el cabello, para protegerlo contra el sol y el viento. Poco a poco, este maravilloso aceite natural se está haciendo de un lugar preferente entre los productos más demandados en el mundo de la cosmética.

Extraordinariamente rico en ácidos grasos esenciales omega-6, vitamina E y polifenoles, el Aceite de Argan posee cualidades hidratantes, antioxidantes y regenerativas. Estudios sobre sus efectos anti-edad, realizados en Marruecos y Europa, han confirmado que combate eficazmente la sequedad y envejecimiento fisiológico del cabello.

Además de los diversos usos del Aceite de Argán en el cuidado del cabello y la piel, este oro líquido se utiliza para tratar diversos problemas cutáneos como irritaciones, acné, eczemas, estrías producidas durante el embarazo, quemaduras por contacto, quemaduras solares, varicela,… Los atletas y los deportistas también lo utilizan para calmar dolores musculares. Es empleado también para combatir dolores reumáticos en personas adultas.

¡Una auténtica maravilla!